Paula López es una profesional de la comunicación y el marketing con más de 8 años de experiencia en puestos de diferente responsabilidad, aunque siempre con mucha vinculación a las nuevas tecnologías. Actualmente editora en BaseKit, compañía especializada en el desarrollo de software para la creación de páginas web.

Follow @pau_lopezcr

 

Diseño Web: los 3 pasos esenciales del proceso creativo

Todo trabajo tiene su proceso, y el diseño web por supuesto no es menos. Algunas veces, como profesionales del diseño, nos cuesta trabajo hacer entender a nuestros clientes que el proceso de creación de una página web, conlleva mucho más que simplemente organizar unas imágenes y un contenido en un entorno online. A continuación, quiero concretar brevemente algunos de estos pasos, al menos aquellos que considero más importantes y de los cuales deberíamos dejar constancia en el contrato de servicios que presentamos a nuestros clientes.

  1. Planteamiento del proyecto
    En este punto entran varios aspectos en juego: desde un brainstroming hasta el desarrollo de un brief. Aunque tal vez el aspecto más importante que debemos ser capaces de transmitir a nuestros clientes es hacerles entender que una página web debe tener un objetivo y que la tarea del diseñador es proyectar ese objetivo en el producto final, para lo cual el diseñador está especializado y formado. El diseñador tiene que pasar por varias etapas de investigación para poder crear lo que el cliente tiene en mente o en su caso poder estructurar la vaga idea de éste en un producto bien definido y efectivo. Los diseñadores no son expertos en todos los temas y por lo mismo deben investigar, leer y trabajar cada vez que se enfrentan a un nuevo proyecto. Una vez que esta primera fase está definida y se ha llegado a un consenso entre ambas partes, es cuando se debe empezar la etapa de diseño.
  2. Diseño de la idea
    Un diseño bien planteado y estructurado va a ser la base esencial de un buen proyecto web. Empecemos por el principio: el diseño consta de varias partes, la primera de todas tal vez la más simple, pero la más importante, es empezar con una idea, un boceto. Dibuja todo, no descartes de entrada ninguna idea por tonta o inútil que pueda parecer al principio. De cualquier idea un diseñador puede encontrar otra idea completamente diferente y brillante. Una vez cerrada esta primera fase, totalmente esencial en el proceso creativo, entraríamos directamente al diseño con Photoshop. Es necesario un buen conocimiento de la herramienta, ya que esto nos dará la libertad para que nuestro diseño pueda reflejar la idea que habíamos planteado o incluso la supere. Terminada esta etapa, ya tendremos unos primeros bocetos que enseñar a nuestro cliente, y que deberán ser validados antes de pasar a la etapa de desarrollo.
  3. Desarrollo web
    Muchas veces las personas confunden diseño web con desarrollo web. Quizá el diseñador también es capaz de hacer un desarrollo web pero no necesariamente. Un ejemplo práctico: un arquitecto es el que crea las medidas y estructura de un edificio pero no necesariamente es el que lleva a cabo la construcción de éste ¿cierto? Puede que sea capaz y tenga los conocimientos para hacerlo pero la construcción es un trabajo completamente diferente al desarrollo arquitectónico.Últimamente existen en el mercado editores web, cada vez más potentes y avanzados que están permitiendo al diseñador traspasar esta línea hacia el desarrollo de una manera más sencilla, cosa que antes era completamente imposible, ya que era necesario saber de programación. En cualquier caso, y al tratarse de una etapa diferente en nuestro proceso, así es como debería ser explicado a nuestros clientes y quedar reflejado en nuestros presupuestos.

 

Paula López
Online Marketing Manager
Basekit

 

 

Google+
Tags: ,
votar